Trono de Sangre (1957)

Puede comprar su tiquete o boleto por medio de Sinpe Movil, transferencia, depósito o Paypal. Valor del Boleto o tiquete: 3.000 colones. Si paga por medio de Paypal es de 5.5 dólares. Consultas al WhatsApp 8849-8034.

Dirección: Akira Kurosawa

Producción: Sojiro Motoki y Akira Kurosawa

Guion: Shinobu Hashimoto, Ryuzo Kikushima y Akira Kurosawa

Basada en: Macbeth de William Shakespeare

Música: Masaru Sato

Fotografía: Asakazu Nakai

Montaje: Akira Kurosawa

Protagonistas:
Toshiro Mifune
Isuzu Yamada
Takashi Shimura

La película narra la historia de dos samuráis, Washizu (Toshiro Mifune) y su mejor amigo Miki (Minoru Chiaki), quienes regresan a casa después de ganar una batalla que implica una victoria más para su señor feudal Tsuzuki (Takamaru Sasaki). Mientras están el bosque en el camino de vuelta ambos se encuentran con una extraña anciana (Chieko Naniwa) quien resulta ser una bruja que les revela una profecía en la que ambos lograrán convertirse en figuras poderosas. Según la profecía Washizu será el capitán de la Fortaleza del Norte y, posteriormente, se convertirá en el señor de la Fortaleza del Bosque de las Telarañas.

Su amigo Miki será capitán de la Primera Fortaleza y su hijo será, finalmente, el señor de la Fortaleza del bosque de las Telarañas. No obstante, la anciana no menciona que ese futuro estará bañado en sangre. Cuando ambos regresan a la propiedad del señor Tsuzuki este los recompensará con lo que la anciana había predicho.

Motivado por las ansias de poder de su esposa (Isuzu Yamada) Washizu, apoyado por su amigo Yoshiaki, conspira primero contra su señor y posteriormente traiciona a su amigo Miki y al hijo de este (Akira Kubo) que, sin embargo, consigue escapar a sus asesinos. Este se preparará para asediar el castillo de las telarañas. Antes del asedio Washizu recibe otra visita de la bruja que le pronostica que no perderá ninguna batalla hasta que se mueva el bosque cercano a su fortaleza. Durante el asedio el bosque empieza a moverse y los hombres de Washizu deciden asesinarlo por miedo a que se cumpla esa última profecía. Sin embargo, al morir se descubre que, en realidad, esa profecía era un ardid y eran los soldados rivales, ocultos bajo los árboles, los que hacían parecer que el bosque se estaba moviendo.