El Águila Solitaria / The Spirit Of St. Louis (1957)


Puede comprar su tiquete o boleto por medio de Sinpe Movil, transferencia, depósito o Paypal. Valor del Boleto o tiquete: 3.000 colones. Si paga por medio de Paypal es de 5.5 dólares. Consultas al WhatsApp 8849-8034.

Dirección: Billy Wilder

Producción: Leland Hayward

Guion: Billy Wilder y Vendell Mayes

Basada en: The Spirit of St. Louis de Charles Lindbergh

Música: Franz Waxman

Fotografía: Robert Burks y J. Peverell Marley

Montaje: Arthur P. Schmidt

Protagonistas:
James Stewart
Murray Hamilton
Patricia Smith
Barlett Robinson
Marc Connelly

El 19 de mayo de 1927, tras más de una semana de lluvia, el piloto Charles A. Lindbergh (James Stewart) intenta descansar en un hotel de Long Island mientras espera que lleguen las condiciones propicias para intentar su vuelo transatlántico desde Nueva York a París.

Incapaz de conciliar el sueño, rememora sus días como piloto de correo aéreo. Durante un vuelo a Chicago en pleno invierno, Lindbergh hace aterrizar su viejo biplano de Havilland en un pequeño aeródromo para repostar. A pesar del mal tiempo, despega de nuevo sin saber que el aeropuerto de Chicago ha sido cerrado a causa de la nieve. Tras quedarse sin carburante, Lindbergh salta en paracaídas, recupera el correo de los restos del DH-4 estrellado contra el suelo y sigue su viaje en tren, donde se encuentra con un viajante de comercio que le comenta que dos aviadores han muerto mientras competían por el premio destinado a aquel que completase el primer viaje sin escalas entre Nueva York y París.

Lindbergh llama desde un restaurante a la Columbia Aircraft Corporation en Nueva York, fingiendo representar a un grupo de hombres de negocios interesados en el viaje. Necesitado de los 15.000 dólares que le cuesta un nuevo avión, Lindbergh presiona a varios financieros de San Louis con un plan para un vuelo de 40 horas en un Bellanca de un solo motor. Convencidos por la oratoria de Lindbergh, bautizan al aparato como Spirit of St. Louis. Sin embargo, el trato queda en nada cuando la compañía exige que sea su propio piloto el que haga la travesía.

A continuación, Lindbergh contacta con la Ryan Aeronautical Company de San Diego, California. Mahoney, el presidente de la compañía, le propone construir un avión nuevo en solo 90 días, y junto con el ingeniero jefe Donald Hall comienzan el diseño. Con el fin de reducir peso al máximo, Lindbergh decide no instalar aparato de radio, paracaídas o cualquier tipo de equipo pesado, y planea llevar a cabo una navegación manual. Los trabajadores de la fábrica acuerdan turnos de 24 horas a fin de completar la construcción a tiempo.