Mrs. Miniver (1942)


Puede comprar su tiquete o boleto por medio de Sinpe Movil, transferencia, depósito o Paypal. Valor del Boleto o tiquete: 3.000 colones. Si paga por medio de Paypal es de 5.5 dólares. Consultas al WhatsApp 8849-8034.

Dirección: William Wyler

Producción: Sidney Franklin

Guion: Jan Struther (libro), George Froeschel, James Hilton, Claudine West y Arthur Wimperis

Música: Herbert Stothart

Fotografía: Joseph Ruttenberg

Montaje: Harold F. Kress

Protagonistas:
Greer Garson
Walter Pidgeon
Teresa Wright
Dame May Whitty

La señora Miniver fue nominada a doce premios, ganando seis.

Kay Miniver (Greer Garson) y su familia viven una cómoda vida en una casa llamada «Starlings» en Belham, una aldea ficticia a las afueras de Londres. La casa tiene un gran jardín, con un embarcadero privado que da al río Támesis en el que está amarrada una lancha de motor que pertenece a su devoto esposo, Clem (Walter Pidgeon), un exitoso arquitecto. Tienen tres hijos: los jóvenes Toby (Christopher Severn) y Judy (Clare Sandars), y un hijo mayor, Vin (Richard Ney), un estudiante de la Universidad de Oxford. La casa, además, cuenta con una empleada doméstica, Gladys (Brenda Forbes) y Ada, la cocinera (Marie De Becker).

A medida que se avecina la Segunda Guerra Mundial, Vin regresa de la universidad y conoce a Carol Beldon (Teresa Wright), nieta de Lady Beldon (May Whitty) del cercano Beldon Hall. A pesar de los desacuerdos iniciales, que contrastan principalmente la actitud idealista de Vin respecto a las diferencias de clase con el altruismo práctico de Carol, se enamoran. Vin le propone a Carol frente a su familia en casa, después de que su hermano menor lo empuja a dar una propuesta menos romántica, pero más honesta. A medida que la guerra se acerca a su hogar, Vin siente que debe «hacer su parte» y se alista en la Royal Air Force, calificando como piloto de combate. Está apostado en una base cerca de la casa de sus padres, y puede señalar su regreso seguro de las operaciones a sus padres, haciendo un sonido particular con su motor mientras vuela sobre la casa. Junto con otros propietarios de barcos, Clem se ofrece como voluntario para tomar su lancha a motor, el Starling, para ayudar en la evacuación de Dunkerque.

Temprano una mañana, Kay, incapaz de dormir ya que Clem aún está lejos, vagabundea hacia el embarcadero. Ella se sorprende al descubrir a un piloto nazi herido (Helmut Dantine) escondido en su jardín, y la lleva a la casa a punta de pistola. Exigiendo comida y un abrigo, el piloto afirma agresivamente que el Tercer Reich vencerá sin piedad a sus enemigos. Ella lo alimenta, lo desarma con calma cuando se desmaya, y luego llama a la policía. Poco después, Clem regresa a casa, exhausto, de Dunkerque.