Gran Hotel (1935)

Puede comprar su tiquete o boleto por medio de Sinpe Movil, transferencia, depósito o Paypal. Valor del Boleto o tiquete: 3.000 colones. Si paga por medio de Paypal es de 5.5 dólares. Consultas al WhatsApp 8849-8034.

Dirección: Edmund Goulding

Producción: Paul Bern y Irving Thalberg

Guion: Béla Balázs

Basada en: Menschen im Hotel obra de teatro de Vicki Baum

Versión estadounidense: William A. Drake

Música: William Axt y Charles Maxwell

Fotografía: William H. Daniels

Montaje: Blanche Sewell

Vestuario: Adrian

Protagonistas:
Greta Garbo
John Barrymore
Joan Crawford
Wallace Beery
Lionel Barrymore

El doctor Otternschlag (Lewis Stone), un veterano desfigurado de la Primera Guerra Mundial y residente permanente del Grand Hotel de Berlín, observa: «La gente viene, se va. No pasa nada».

El barón Félix von Geigern (John Barrymore), que desperdició su fortuna y se mantiene como jugador de cartas y ladrón de joyas ocasional, se hace amigo de Otto Kringelein (Lionel Barrymore), un contador moribundo que ha decidido pasar sus últimos días disfrutando una vida de lujo en el hotel. El antiguo empleador de Kringelein, el Director General Preysing (Wallace Beery), está en el hotel para cerrar un trato importante, y contrata a la taquígrafa Flaemmchen (Joan Crawford) para que lo asista. Ella aspira a ser actriz y muestra a Preysing algunas fotos de una revista para las que posó, lo que implica que está dispuesta a ofrecer más que escribir si él le ayuda en avanza en su carrera.

Otra huésped es la bailarina rusa Grusinskaya (Greta Garbo), cuya carrera está en decadencia. Mientras se encuentra en el teatro, el barón decide robar sus joyas, pero cuando ella regresa y él se esconde en su habitación. Más tarde, cuando la escucha hablar consigo misma acerca de un potencial suicidio, decide salir de su escondite y ayudarla, lo genera atracción por parte de Grusinskaya. A la mañana siguiente, el Barón devuelve las joyas de Grusinskaya, y ella perdona su crimen. Ella lo invita a acompañarla a Viena, una oferta que acepta. Para ello, el barón necesita desesperadamente dinero para pagar su salida del grupo criminal con el que ha estado trabajando. Luego de un juego de cartas, donde Kringelein gana todo, intenta aprovecharse de la borrachera de este para robar su billetera, pero luego se arrepiente y se la devuelve antes que descubra su robo.