Das Boot / El submarino (1981)

Puede comprar su tiquete o boleto por medio de Sinpe Movil, transferencia, depósito o Paypal. Valor del Boleto o tiquete: 3.000 colones. Si paga por medio de Paypal es de 5.5 dólares. Consultas al WhatsApp 8849-8034.

Dirección: Wolfgang Petersen

Producción: Günter Rohrbach

Guion: Wolfgang Petersen

Basada en: Das Boot, novela de Lothar-Günther Buchheim

Música: Klaus Doldinger

Fotografía: Jost Vacano

Montaje: Hannes Nikel

Protagonistas:
Jürgen Prochnow
Herbert Grönemeyer
Klaus Wennemann

La Rochelle (Francia), octubre de 1941. Un submarino alemán tipo VII C, el U 96, sale a la mar desde esa importante base de submarinos, en una misión de patrulla durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Junto a su tripulación va también un periodista, corresponsal del Ministerio de Propaganda, joven y novato, el teniente Werner (Herbert Grönemeyer), quien es el narrador en tercera persona de la trama. La tripulación está compuesta por un grupo de jóvenes marinos que viven días de angustia durante estas patrullas y que cuando están fuera de servicio se extralimitan y se desenfrenan, sabiendo que es posible que no regresen de la próxima misión. Entre ellos están el jefe de máquinas Fritz Grade (Klaus Wennemann), el primer teniente (Hubertus Bengsch), un nazi fanático ferviente de las reglas, y el maquinista Johann (Erwin Leder), un amante de los artefactos mecánicos.

El capitán Henrich Lehmann-Willenbrock (Jürgen Prochnow) es un líder nato, dotado con una excepcional fortaleza y control emocional, sumado a ser un marino experimentado, comprensivo y con mucho criterio y tino, lo cual lo hace ser muy respetado por su tripulación. Su meta es cumplir con su deber lo mejor posible y volver con vida junto a sus hombres; de su criterio e iniciativas dependen la vida propia y la de su tripulación. El maquinista Johann, hombre vital en el funcionamiento del submarino, cuida los motores con paternalismo profesional; pero oculta que su mayor debilidad son los ataques con bombas de profundidad los cuales le causan crisis de pánico.

Las condiciones de vida a bordo son extremadamente agobiantes por el hacinamiento y la falta de espacio. Tras torpedear con éxito unos barcos de un convoy, emergen para comprobar con horror cómo los marinos británicos de un barco, aún a flote, arden vivos. También se ven obligados a abandonar a los supervivientes siguiendo órdenes pre-existentes, y tampoco son rescatados por el convoy por temor a nuevos torpedeos, y son dejados a su suerte por el submarino por la imposibilidad de transportarlos. La vida sigue a bordo del U 96 donde deben aguantar el tedio, las tormentas, ocasionales encuentros con U-boot amigos o aburridos días sin salir a superficie.

Nuevas órdenes los hacen dirigirse al puerto de Vigo, en España. Allí son recibidos por la oficialidad de un buque alemán internado, que en realidad es un buque de abastecimiento, siendo los oficiales del submarino respetados y agasajados con un banquete. Allí reciben nuevas órdenes, dirigirse al puerto La Spezia, en Italia, para lo cual deberán cruzar el peligroso estrecho de Gibraltar. Werner y el capitán Lehmann se enteran además de que sus solicitudes de volver a Alemania han sido denegadas.